China dice que hay muchos chinos

Updated: Apr 16

Tal día como hoy, 27 de octubre, pero de 1982, el gobierno de la República Popular de China anunció que su población excedía los mil millones de ciudadanos. Para frenar la rápida expansión demográfica habían instaurando dos años antes la política de “un único hijo”.


Gran Muralla China.
La Gran Muralla China. Foto Creative Commons.

Hola, soy Ana Nieto y esto es Calendario de Historias, una producción de Audire Podcast. Nuestra misión es recordar el pasado, indagar en algunos de sus momentos y personajes históricos y buscar qué nos queda de ello.



Los intentos del gobierno de Beijing por controlar su población habían comenzado en 1970, cuando se estableció como regla general la política de los dos hijos. Sin embargo, se consideró insuficiente y en 1980 se pasó a la de “un único hijo”.


Según la nueva norma, cada familia china solo estaba autorizada a tener un hijo. Si bien, había importantes excepciones. Por ejemplo, si ese hijo sufría una incapacidad o una una enfermedad que lo incapacitase para trabajar, se podía tener un segundo hijo, siempre y cuando la discapacidad no fuera hereditaria.


También se permitía un segundo hijo cuando tanto el padre como la madre fueran ellos mismos hijos únicos o cuando la familia estaba compuesta por divorciados y entre ambos solo tenían un hijo del matrimonio anterior.


Otras excepciones frecuentes eran las que tenían en cuenta la procedencia geográfica de los miembros de la familia o su grupo étnico. Además, en el caso de familias rurales, si el primer hijo era una niña.


En todos los casos era necesario obtener previamente una autorización de la Autoridad correspondiente de Planificación familiar.


La política de un único hijo se implementó valiéndose de propaganda y, cuando ésta no funcionaba, de medidas coercitivas: multas, obligación para las mujeres de insertarse un dispositivo intrauterino, esterilizaciones forzadas e, incluso, abortos forzados.


Las consecuencias de esta política fueron dramáticas. Ya que solo se podía tener un hijo, muchos matrimonios preferían que fuera varón. Esto llevó, primero, al aumento notable en el número de abortos de fetos femeninos. Y después, a un gran desequilibrio entre géneros.


Hoy en China hay 34 millones más de varones que de mujeres.Esto causa, por un lado, frustración entre los varones jóvenes heterosexuales, que no encuentran pareja porque sencillamente no hay suficientes mujeres.


Por otro, otra de las consecuencias de este desequilibrio de géneros es la existencia de tráfico y secuestro de mujeres y su prostitución forzosa, especialmente en las zonas del país donde es más evidente el desequilibrio de géneros.


También aumentó el número de bebés dados en adopción, especialmente niñas. Se estima que 110.00 niños chinos de corta edad han sido adoptados por padres de otros países.


Y finalmente, también se redujo el rápido paso con el que incrementaba la población de China. Pero este, que era el fin buscado, resultó ser un regalo envenenado: el envejecimiento de la población. Y es precisamente esta consecuencia lo que llevó al gobierno de Beijing a finalizar la política de “un único hijo” en 2015.


Se volvió a una norma de 1970 que permite a las familias chinas tener dos hijos. Hoy la población de China se estima que alcanza los mil 400 millones de personas y sigue siendo el país más populoso del planeta.


Después de China, los países con mayor población son, por este orden, India, con más de mil trescientos millones de habitantes, seguida de lejos por Estados Unidos, Indonesia, Brasil, Pakistán y Nigeria.


En Europa el país con mayor población es Rusia, con menos de 150 millones, seguido de Alemania, Reino Unido y Francia.


En cuanto a los países con mayor porcentaje de población con más de 65 años son los siguientes: Japón, con más de uno de cada cuatro japoneses por encima de esa edad, Italia, Finlandia, Portugal y Grecia.

España ocupa el lugar 20, con el 19 por ciento del total de su población por encima de los 65 años.


*****


Otros 27 de octubre sucedieron los siguientes eventos:


En el año 312, Constantino tuvo la llamada Visión de la Cruz antes de su enfrentamiento con Majencio por la posición de Emperador de Roma.

En la visión, o sueño, Constantino vio una cruz en el cielo que le pidió deshacerse de las águilas imperiales de las insignias de los soldados y sustituirlas por la cruz cristiana y le anunció “con este signo, vencerás”.


Constantino incorporó la cruz a sus estandartes y venció. Al año siguiente se proclamó, mediante el Edicto de Milán, el fin de las persecuciones de los cristianos y la tolerancia del cristianismo en el Imperio Romano.


Constantino se bautizó poco antes de fallecer y se considera el primer emperador romano cristiano.


En 1795 y mediante el Tratado de San Lorenzo, fija la frontera entre los territorios españoles en Norteamérica y el novísimo país de Estados Unidos, y se reconoce a los estadounidenses el derecho a navegar por el Mississippi.


En 1904 se inaugura la primera línea de metro en Nueva York y en 1938 DuPont anuncia una nueva fibra sintética: el nylon.


Y en 1955 se estrenó la película Rebelde sin causa, protagonizada por Natalie Wood y James Deen.


También un 27 de enero nacieron el navegante, explorador y cartógrafo James Cook, el presidente de EE.UU. Theodore Roosevelt, la poeta Sylvia Plath y el mafioso John Gotti, jefe de la familia Gambino de Nueva York.


Para los interesados en saber qué sucedió en 1982, destacamos que fue el año en el que Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura.


En el atlántico sur, Argentina invadió el territorio británico de islas Malvinas. Esta guerra no declarada acabaría en diez semanas con la expulsión de los argentinos.


Y en España, 1982 es el año en el que se celebra el Mundial de Fútbol, que ganó Italia y también fue el año en el que el PSOE ganaría por primera vez las elecciones tras la restauración de la democracia. Felipe González, que en aquel momento tenía 40 años, sería presidente de España de forma interrumpida hasta 1996.


En el cine, Carros de Fuego ganó el Oscar a la mejor película y Katherine Hepburn y Henry Fonda ganaron las estatuillas en las categorías de mejor actriz y mejor actor por su participación en El estanque dorado.


Mientras, en España, cantábamos y bailábamos al ritmo del Qué dolor, qué dolor de Rafaela Carrá, Me colé en una fiesta de Mecano, Amor de hombre, del grupo vasco Mocedades, y, por supuesto, el Bienvenidos de Miguel Ríos.


Y acabamos el programa de hoy con una cita del filósofo chino Confucio


“Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas”.


Confucio vivió hace 26 siglos, pero su filosofía sigue siendo actual en el hoy.


Este episodio ha sido producido por el equipo de Audire Podcast, esto es, María Luz Rodríguez y quien les habla, Ana Nieto. Mañana será otro día.