Madrid descubre su Almudena

Updated: Apr 16

Tal día como hoy, 9 de noviembre, allá por el año 1085, el rey Alfonso VI de Castilla-León y Galicia encontró escondida en la muralla de Madrid la imagen de una Virgen. Era la Almudena. Desde entonces esta advocación mariana quedó ligada a Madrid, ciudad en la que hoy es fiesta.


Fachada de la catedral madrileña de La Almudena.
Catedral de La Almudena, Madrid. Foto Creative Commons.

Hola, soy Ana Nieto y esto es Calendario de Historias, una producción de Audire Podcast. Nuestra misión es recordar el pasado, indagar en algunos de sus momentos y personajes históricos y buscar qué nos queda de ello.



El hallazgo de la imagen de la Virgen de la Almudena tiene su enjundia.


Su leyenda arranca tres siglos antes, con la llegada de los invasores árabes a la Península Ibérica. Cuando llegan las noticias a Toledo, su arzobispo habría ordenado a los madrileños que se escondiera una talla de la Virgen.


Los vecinos habrían cumplido la orden, ocultando la imagen al tapiarla en la muralla de la ciudad. Y ahí la dejaron, con dos velas encendidas.


Pasaron los años y cuando Alfonso VI conquistó Madrid, se propuso encontrar la imagen. Según cuenta la tradición, después de una noche de rezos comenzó la búsqueda, y cuando pasaba a la altura de la Cuesta de la Vega, un trozo de la muralla se cayó….y ahí estaba la imagen de la Virgen. Y milagro completo: las dos velas seguían encendidas.


El descubrimiento se sitúa en uno de los torreones de la muralla de esa ciudad, muy cerca de la Puerta de la Vega, por la que se entraba a Madrid por el camino del río Manzanares. Y por esta razón a la imagen se le llamó Almudena, un nombre con origen en la palabra árabe al-mudayna. O lo que es lo mismo, la ciudadela.


Desde entonces, esta leyenda está íntimamente unida a la historia de la Villa de Madrid.


Así que no es de extrañar que su catedral lleve su nombre. Lo que es más chocante es que Madrid tardaría en tener su propia catedral casi un milenio desde aquel día en que supuestamente se halló la imagen de la Almudena en las murallas de la villa.


Los intentos para la construcción de la catedral comenzaron a partir de 1561. Ese año, Felipe II trasladó a Madrid su corte y la villa se convirtió en capital del reino y se consideraba apropiado que tuviera su catedral.


Pero había un problema. Madrid dependía desde el punto de vista religioso del arzobispado de Toledo. Y ningún arzobispo de Toledo, que gozaba de rango de primado de España y estaba frente de la diócesis más rica del país, estaba dispuesto a perder ni territorio ni influencia.


Y así, durante siglos. La monarquía con territorios en los que nunca se ponía el sol se topó con la Iglesia y nada se avanzó hasta mediados del siglo xix.


La discrepancia se resolvería en 1851 con la firma de Concordato entre España y la Santa Sede: Madrid tendría diócesis propia y su catedral. Sin embargo la ejecución del acuerdo todavía tendría que esperar unas décadas más debido, fundamentalmente, a la tremenda inestabilidad política en España.


En apenas unas décadas sucedieron eventos como el derrocamiento de Isabel II, una nueva guerra carlista, la Guerra de los Diez Años en Cuba, la proclamación de la Primera República, la instauración de una nueva monarquía en la persona de Amadeo de Saboya, golpes de estados varios y la restauración monárquica en la figura de Alfonso XII.


Precisamente fue Alfonso XII quien colocó en 1883 la primera piedra de la futura catedral de la Almudena, que tendría una orientación Norte-Sur, en vez de la acostumbrada Este-Oeste.

Sin embargo eso no era posible con la Almudena, que debía ajustarse al terreno que hay frente al Palacio Real. La consecuencia es que en la catedral de Madrid la primera luz de la mañana No ilumina el altar.


En cuanto al estilo, en un principio se diseñó una fachada neo-gótica, como puede verse en su maqueta. Pero de ese proyecto inicial solo se construyó la cripta.


Lo cierto es que las obras avanzaron muy lentamente e incluso estuvo paralizada durante años hasta que en 1944 se le dio un nuevo ímpetu al proyecto. Y es ahí cuando se opta por un estilo neoclásico en el exterior. Entre otras razones, esa estética estaba más acorde con la del Palacio Real, ubicado justo enfrente. Sin embargo, el interior predominantemente neo-gótica, aunque no en exclusiva.


A mediados de los años 60 las obras sufrirían un nuevo parón, atribuido al cardenal Tarancón, que consideraba al proyecto como algo propio de otra época.


Cuando se reanudaron las obras, ya en los años 80, contaron el apoyo del nuevo gobierno, el del partido socialista.


Finalmente, cuando las obras llegaban casi a su remate, la catedral se consagró. Y en lo que es una instancia única en España, fue un Papa el encargado de hacerlo. Fue Juan Pablo II de 1993.


A la consagración asistieron varios cardenales, los reyes, el gobierno casi en pleno, con Felipe Gonzáles al frente, el alcalde de Madrid y el presidente de la Comunidad, los líderes de la oposición y los dos ex presidentes del gobierno.


Y en la calle, miles de fieles y de curiosos que corearon al Papa cuando llegó en su Papamóvil y siguieron la ceremonia a través de unas pantallas gigantes colocadas en el exterior del la nueva catedral.


Habían pasado casi un milenio desde que una parte de la muralla de Madrid se derrumbase, dejando al descubierto la imagen oculta de la Virgen de la Almudena.


¿Y qué queda de toda esa historia a día de hoy?


La imagen de la Virgen es, definitivamente no la que supuestamente encontró Alfonso VI en el año 1085. Es una talla del siglo XV.


Madrid tiene, por fin, una catedral. Y es grande: 99 metros de largo. Y fue cara: costó 2.000 millones de la antiguas pesetas.


Y Almudena sigue siendo un nombre popular en Madrid y provincias de los alrededores, donde se concentran la mayoría de las 30.376 mujeres que llevan este nombre en España. Su edad media es de 35 años.


*****


Tal día como hoy, 9 de noviembre, también sucedieron los siguientes hechos:


En 1799 Napoleón Bonaparte da un golpe de estado y se convierte en el primer dictador de Francia.

En 1918, el emperador Guillermo II de Alemania renuncia al trono después de la derrota de su país en la I Guerra Mundial


En 1970 falleció Charles de Gaulle, presidente de Francia por 10 años, jefe del gobierno provisional francés tras la II guerra mundial y líder de la Residencia francesa durante la ocupación alemana de su país. Se le recuerda por oponerse a la entrada del Reino Unido en el Mercado Común Europeo.


En España, en 1983 un decreto ley regula la objeción de conciencia y la prestación social sustitutoria para los varones que se oponen al servicio militar obligatorio. Habría que esperar a año 2001 para que otro real decreto aboliera la mili.


Y en 1985, Garry Kasparov se convirtió en la persona más joven en ganar el campeonato mundial de ajedrez. Tenía 22 años.


En 1085, además de la recuperación de la imagen de la Virgen de la Almudena, destacamos el siguiente evento:


Alfonso VI El Bravo, rey de Castilla, de León y de Galicia, reconquistó Toledo. Su reinado estuvo lleno de guerras. Luchó contra sus hermanos, contra los reinos taifas y también contra los invasores almorávides con distintas suertes.


Pero no todo fueron luchas. En su azarosa vida, Alfonso VI tuvo tiempo para casarse en cinco ocasiones. Además, mejoró la seguridad del Camino de Santiago, impulsó el avance de las reformas cluniacenses en los monasterios de sus territorios y a él se le debe el cambio de la liturgia mozárabe por la romana.


Hoy se le recuerda porque en la gesta poética El Cantar del Mío Cid, el rey que tiene una relación turbulenta con el héroe Rodrigo Díaz de Vivar es Alfonso VI.


Y cerramos este programa de Calendario de Historias precisamente con una cita del Cantar, que dice así:


"Puesto que tenemos que hacerlo, ¿por qué lo vamos tardando?"


Calendario de Historias es una producción de AudirePodcasts, esto es, María Luz Rodríguez y quien les habla, Ana Nieto. Mañana será otro día.