• María Luz Rodríguez

Un discurso para entender la Guerra Fría

Updated: Apr 16

Tal día como hoy, 22 de octubre, pero del año 1962, John F. Kennedy se dirigió por radio y televisión a su país. Fue un discurso sobrio, de apenas 18 minutos en el que el presidente pronunció la palabra nuclear 11 veces.


En él desveló la presencia de instalaciones de misiles tácticos soviéticos en Cuba. Se trataba, en palabras de Kennedy, de una amenaza explícita a la seguridad de los Estados Unidos.


Y así se enteró el mundo de que se estaba inmerso en una dramática crisis internacional.

Nunca el planeta ha estado tan cerca de la aniquilación nuclear como en los 13 días que duró la Crisis de los Misiles.


Primer plano del presidente John F. Kennedy.
El presidente John F. Kennedy. Foto Creative Commons.

Hola, soy Ana Nieto y esto es Calendario de Historias, una producción de Audire Podcast. Nuestra misión es recordar el pasado, indagar en algunos de sus momentos y personajes históricos y buscar qué nos queda de ello.



Durante su famoso discurso a la nación, Kennedy calificó a Cuba de una base estratégica de gran importancia para la unión soviética. Y a continuación desglosó las medidas que su gobierno tomaba inmediatamente para evitar que Cuba se convirtiese en una amenaza.

Entre ellas anunciaba el bloqueo creando un cerco naval a su alrededor. El fin era evitar el envío de más material militar soviético.


Kennedy acabó el discurso con una de sus frases más famosas: “nuestro objetivo no es la victoria de la fuerza, sino la reivindicación de lo que es lo correcto. No paz a costa de libertad, sino ambos, paz y libertad. Aquí en este Hemisferio, y, esperamos, alrededor del mundo”.


La crisis había comenzado exactamente 8 días antes del discurso. Esto es, el 14 de octubre. Ese día un avión espía U2 tomó una serie de fotos mientras sobrevolaba Cuba a gran altura.


Al día siguiente, octubre 15, los servicios de inteligencia de Estados Unidos las analizaron y llegaron a la conclusión que lo que mostraban las fotos eran misiles soviéticos en proceso de ensamblaje.

Todavía pasaría un día más hasta que se notificó al Presidente. Era el 16 de octubre.


Desde el primer momento la Casa Blanca tuvo claro que si no paraba a los soviéticos parte de la costa atlántica de EE.UU. quedaría expuesta a un ataque nuclear desde Cuba. Y eso no lo iba a consentir.


Cuando Kennedy se dirigió al país, 6 días más tarde y anunció la presencia de misiles en Cuba y el inicio del bloqueo naval a la Isla, también habló de usar la fuerza militar como último recurso para neutralizar la amenaza soviética.

Los estadounidenses, nerviosos, salieron a comprar y acaparar comida y gasolina.


Dos días más tarde, el 24 de octubre, la tensión se agudizó cuando barcos soviéticos se acercaron peligrosamente a la línea de bloqueo impuesta por Estados Unidos. Finalmente, unos pararon y otros dieron la vuelta.

El mundo respiró. Parecía que los soviéticos tenían intención de llegar a un acuerdo.


Pero la relajación duró poco. Dos días más tarde, el 26 de octubre, los cubanos derribaron un avión de reconocimiento estadounidense que sobrevolaba su territorio utilizando para ello un misil tierra-aire de fabricación soviética.

Mientras, en Florida, el Ejército estadounidense se alistaba para invadir la isla.


Pero al mismo tiempo y utilizando canales a veces secretos y a veces públicos, Washington y Moscú intercambiaron mensajes y cartas.

El día 26, Khrushchev prometió retirar los misiles de Cuba si EE.UU. se comprometía a no invadir la Isla. Al día siguiente, 27 de octubre, el premier soviético añade un requisito más, EE.UU. deberá quitar sus misiles de Turquía.


Estados Unidos respondió enviando a Robert Kennedy, hermano del presidente y Fiscal General del país, a la embajada soviética en Washington.

Hubo acuerdo. Era el 28 de octubre de 1962 y el mundo podía, por fin, respirar.


¿Y qué pasó después de la Crisis de los Misiles?


Tanto soviéticos como estadounidenses cumplieron lo pactado. Se retiraron los misiles de Cuba primero y de Turquía después. Cuba nunca fue invadida.


Y la Unión Soviética se disolvió en 1991, hace ya casi 30 años.


¿Y qué pasó con sus protagonistas?


A Khrushchev la gloria de haber llegado a un acuerdo que evitó el holocausto nuclear le duró poco.Fue depuesto de sus posiciones como Secretario General del Partido comunista y Premier de la Unión Soviética en octubre de 1964, fallecería siete años más tarde.


Mucho menos le duró al presidente John F. Kennedy, quien murió asesinado, un año más tarde, el 22 de noviembre de 1963.


Su asesino, Lee Harvey Oswald, un ex marine, había vivido previamente en Rusia y también había intentado obtener una visa para Cuba. Nunca le fue aprobada.


Por su parte, Robert Kennedy, también murió asesinado a tiros, casi cinco años después del magnicidio de su hermano.


El líder cubano Fidel Castro se enfureció cuando se enteró del acuerdo entre Kennedy y Khrushchev. No le habían consultado. No le habían informado. Aunque de cara al público las relaciones entre Moscú y La Habana seguían siendo fraternales, en privado eran tensas y así se mantuvieron por un tiempo.

Mientras, en las calles de La Habana se oía la canción: “Nikita, Mariquita, lo que se da no se quita”


Castro falleció en 2016 cuando ya había cumplido los 90 años. Gobernó su país como Primer Ministro primero y como Presidente después desde 1959 a 2008, cuando un Castro sustituyó a otro Castro.


*****


Tal día como hoy, 22 de octubre, sucedieron también los siguientes eventos:


En 1721 Pedro el Grande se convierte en zar de todas las Rusias. Por cierto, la palabra zar, equivalente a emperador, tiene su origen en César, de Julio César. De ahí pasó al ruso antiguo en la forma de Tsísari y de ahí a tsar. El primer gobernante que utilizó el título de zar fue Iván el terrible, en el siglo xvi.


En 1797 el francés se convierte en el primer paracaidista de la historia. Tomó altura en un globo de hidrógeno, posteriormente cortó las cuerdas que le unían al globo y descendió, con éxito, en un paracaídas rudimentario.


En 1827 abrió el primer concesionario de coches en Londres y en 1906 fallece el pintor francés Paul Cezanne. Entre sus obras destacan La montaña Sainte-Victoire vista desde Bellevue.


Y en 1945 en Junín, Argentina, se casaron el general Juan Domingo Perón y Eva Duarte, más conocida como Evita. El novio tenía 50 años, la novia, 26.


Para los interesados en saber qué sucedió en 1962, el año de la crisis de los misiles, destacamos lo siguiente.


John Glenn se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra. A bordo de la nave Friendship 7 completó tres vueltas a nuestro planeta. En agosto de ese año se suicidó Marilyn Monroe. Los rumores de su presunta relación con dos hermanos Kennedy– John, el presidente, y Robert, el fiscal general de Estados Unidos, han pervivido por décadas.


En Sudáfrica Nelson Mandela es arrestado y se le condena a cadena perpetua.


1962 es también el año en el que se inició el Concilio Vaticano II, Bob Dylan estrenó la canción Blowing in the Wind. También se estrenó Doctor No, la primera película de James Bond y Lawrence de Arabia y Mario Vargas Llosa publicó La ciudad y los perros.


Y en España, el gobierno del general Franco envía a Bruselas la primera solicitud para ingresar en lo que en aquel momento se llamaba el Mercado Común Europeo y en septiembre de ese año una riada del río Llobregat en Tarrasa deja más de 700 víctimas mortales.


Y terminamos el programa de hoy con una cita de John F. Kennedy. La frase que hemos elegido dice así:


“El cambio es la ley de la vida. Y aquellos que solo miran al pasado o al presente, perderán el futuro”.


Este episodio ha sido producido por el equipo de Audire Podcast, esto es, María Luz Rodríguez y quien les habla, Ana Nieto. Mañana será otro día.