Una unión para nacer, otra para desaparecer

Updated: Oct 22, 2021


Monedas de 200 pesetas de España con los reyes y el oso y el madroño
Las pesetas dejaron de circular en 2002 con la entrada del euro./ Creative Commons

Hace cuatro años me cambié de casa. Cuando me puse a preparar la mudanza encontré cosas que se me había olvidado que tenía. Entre ellas una caja pequeña con algunas monedas: francos belgas, franceses, liras, escudos y pesetas. Calderilla.

Calderilla que es historia. Ahora en la mayor parte de la Unión Europea tenemos el euro.

Y como pieza históricas que son me las traje a la casa nueva. Como si fueran fotos antiguas. Es cierto que las monedas no son fotos pero sí son el reflejo de una época. De hecho, la peseta en sus distintas acuñaciones ha recogido 134 años de una historia que empieza una semana como esta, pero de 1868, un año que se quedó muy muy marcado en la historia de España.

Bienvenidos a Calendario de Historias, soy Ana Nieto y una semana más les proponemos un viaje al pasado y una reflexión sobre lo que nos queda de ello hoy.


En este episodio buscamos los orígenes de la peseta.

La peseta dejó de existir por la Unión Monetaria Europea en 2002. Pero, curiosamente, su origen se encuentra en otra Unión que tuvo lugar en Europa, aunque con poco éxito.

"Si fue la UNL, la UMLatina que fue patrocinada por la Francia de Napoleon tercero y que inicialmente agrupó oficialmente a Italia, Francia, Bélgica y Suiza. España adaptó su sistema monetario al del UML pero nunca entró oficialmente en ella"

Esto nos lo explica Javier Santiago Fernández, catedrático de numismática y epigrafía en la Universidad Complutense de Madrid.

A pesar de su nombre aquella unión de 1865, no era monetaria como la actual. El profesor Santiago aclara

"Fue una unión de monedas, porque fue una union en la que España emitía su peseta, Francia su franco e Italia su lira. Lo que pasa es que es una situación distinta a la que tenemos actualmente porque en esa época circulan monedas de metal precioso, monedas de oro y plata, eso tiene tiene algunos condicionantes importantes, el punto básico de esta unión es que la peseta española tiene la misma calidad de metal, el mismo peso que el franco de Francia o la lira italiana y eso las hace fácilmente intercambiables".

"En aquella época la plata es la plata y tiene un valor en sí misma, y el oro es oro y tiene valor en sí mismo. El tener monedas con las mismas características facilitaba muchos lo intercambios y evitaba problemas a la hora de hacer las equivalencias de una moneda con otra".

Tras la sublevación militar conocida como la revolución Gloriosa, que destronó a Isabel II, el gobierno provisional creó la peseta.

Era un 19 de octubre de 1868, y fue una de las primeras medidas de este nuevo gobierno que fue por cierto, el primero que intentó establecer un sistema democrático en España.

Y con la peseta, el objetivo del gobierno era doble. Por un lado armonizar los pesos y las leyes de los metales de las moneda con la de los países vecinos para así facilitar los intercambios comerciales. Por otro lado, con la nueva moneda se terminó de poner orden en un caos monetario en España.

Ya Desde principios del siglo XIX se habían dado pasos para modernizar un sistema que no había cambiado mucho desde la época de los Reyes Católicos. Y que debía adaptarse a la nueva realidad


¿Qué nueva realidad ? Pues la de una metrópoli que había perdido sus colonias de la América continental.

"¿Qué pasa? que la perdida de las colonias hace inviable el mantenimiento de ese sistema porque de donde venia la plata era de América"

En este sentido, hay que recordar que durante la época colonial España tenía en circulación distintas monedas de plata, oro y cobre. Fueron siglos en los que Castilla tuvo acceso a mucho metal, muchísima plata, tanto es así que una moneda castellana, el real de a 8 fue la principal divisa del comercio internacional, llegó hasta China.

Fue la primera moneda global.

Pero eso se acabó.

La peseta hizo frente a una nueva realidad


La peseta puso también fin a un sistema monetario en el que convivían distintos tipos de monedas con cantidades de metal distintos lo que creaba un caos monetario. Lo recuerda el profesor Santiago,


"No tengo en la cabeza la cifra exacta pero cuando en 1868 se impone la peseta se impone la peseta circulan en España monedas que vienen desde el siglo XVIII".

Además de los reales, maravedíes, doblones, ducados, pesos y otras monedas españolas había monedas extranjeras. Franco Francés que llegó durante la invasión napoleónica, guineas británicas que trajeron las tropas de este país y escudos portugueses. Todo eso complicaba mucho el comercio



"Los banqueros, a lo mejor tengo apuntado por aquí los datos de las monedas que circulaban, pero los cajeros de los bancos tenían que ser auténticos expertos porque las equivalencias eran muy complicadas y circulaban a lo mejor exagero unas 80 o 90 especies de monedas distintas si no mas… tenia apuntado el dato….no se si lo voy a localizar....."


La peseta, de hecho, obtiene su nombre de una moneda que ya había existido, la de dos reales de plata acuñada en Cataluña en los siglos XVIII y XIX durante la guerra de la independencia. Una de las muchas monedas que había. Era una derivación de la palabra peso en catalán.


Una vez creada, el Gobierno provisional acuñó piezas bimetales de plata y oro además de otras de cobre divididas en céntimos. Las de 10 y 5 céntimos se conocieron como perras ¿les suena este nombre? Se le dio popularmente porque en el reverso se dibujó un león como alegoría del imperio español. Dada la situación del imperio popularmente se habló despectivamente de la figura diciendo que más parecía una perra.


Lo cierto es que la vida en la España del siglo XIX no fue fácil. Guerras Carlistas, la pérdida de las las colonias, una reina destronada, fuertes crisis económicas que trajeron hambruna, también hubo pandemias y una república de menos dos años


Y el siglo XX, tampoco hubo calma y todo ello se fue reflejando en las monedas. Un capítulo aparte merece el hecho de que durante la Guerra Civil española cuando las monedas se duplicaron. Hubo distintas pesetas del bando republicano y del sublevado. Nos lo cuenta Javier Santiago


"Aqui tenemos varias cosas, hay una división, hay una peseta republicana y una peseta franquista. ¿Vale? A partir del 36 en el momento en el que se declara la guerra, la moneda además de su valor económico tiene un valor propagandístico porque la moneda es sinónimo de independencia. Un gobierno que se subleva ante la República como es el de franco necesita una propia moneda como un acto reivindicativo y ademas declara ilegal la moneda de la República dando a entender que no tenia capacidad legal para emitir la moneda. Es una cuestión de de de ideológica o propagandística. Está la peseta oficial republicana y la oficial franquista".

Además hubo emisiones de emergencia como la que se produjo en 1937 en Asturias y León, cuando estos territorios quedaron aislados del resto de los controlados por la República. Este frente se declaró gobierno independiente durante dos meses y en este tiempo y antes de eso se mandó fabricar dinero para poder mantener la economía de la zona. Se acuñaron monedas en Avilés.


Por cierto durante la contienda otras instituciones llegaron a emitir dinero cuando llo necesitaron por ejemplo lo hizo a Central Sindical Anarquista CNT

El ejército sublevado prohibió la circulación de este dinero y lo incautó. Como el bando franquista creó su propia moneda en 1937, un año más tarde ilegalizó el uso de dinero posterior al 18 de julio de 1936. No era ilegal estar en posesión de ese dinero pero no tenía valor y no hubo compensaciones.

Y ¿qué queda de todo esto?

La Unión Monetaria Latina se vino abajo de hecho casi en su infancia porque el sistema bimetalista del oro y la plata no aguantó muchos años las fluctuaciones de los precios ni las trampas que empezó a hacer los estados pontificios y Grecia entre otros con el contenido de oro y plata en sus monedas.

Finalmente se abandonó el patrón de los metales.

El euro de la actual Unión Monetaria llegó el 1 de enero de 2002 y la peseta dejó de estar en curso legal en febrero de ese año. Quedan cajas como la mía en muchos hogares. El verano pasado fue la última vez que se dio posibilidad de canjear las pesetas, también llamadas rubias por la peseta de latón emitida en 1937. Los españoles nos hemos quedado con casi 1.600 millones de euros en pesetas.

Agradecemos la colaboración en este episodio de Calendario de Historias a Jorge San Juan, Fernando Valero y Fernando Seco de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.


Y por supuesto al catedrático de numismática y epigrafía de la Universidad Complutense de Madrid Javier Santiago Fernandez que también nos contó esto del real de a ocho, la moneda global de España, muy anterior a la peseta.


"El real de a ocho es la moneda en la que se inspira el dólar porque toda la moneda circulante en las antiguas 13 colonias era la plata española el real de a ocho es imposible desvincularlo del real de ocho incluso el símbolo del dólar de la ese con los dos palitos es un signo de las dos columnas de Hércules que flanquean el escudo español y que van unidas por una banda, la banda es la S y las dos columnas son las dos columnas eliminando el escudo, es una de las teorías que se dicen pero una de ellas bastante sólida es esta".

Y nos despedimos ya.


Maria Luz Rodriguez que me recuerda que les diga que se suscriban en la aplicación que usen para escuchar podcast. Así el próximo martes se actualizará automáticamente, gratis. Yo también me despido, soy Ana Nieto y vuelvo en una semana con más historias. Nos oímos


Show Notes

“No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale porque es un buen siervo y un mal amo”, cita atribuida a Alejandro Dumas.

🎵úsica de Aser Rodríguez y EpidemicSound

Producción de Audire Podcast

Aquí dejamos alguna bibliografía de este podcast